miércoles, 1 de mayo de 2013

NUEVO TRABAJO DE CARLOS LÁZARO "COLOSOS DEL AIRE"

Para mi es un gran placer dar a conocer los trabajos que con tanto y tanto esfuerzo publican amigos y conocidos. Y si como en este caso se trata de un trabajo de investigación sobre un tema del que hasta ahora existían muchas lagunas, pues todavía más. Les presente el nuevo libro de mi amigo Carlos Lazaro sobre la historia de los dirigibles. Pero mejor que presentarlo yo, prefiero que lo haga él mismo a través de una reseña que adjunto más abajo. "El invento del dirigible (en definitiva, un globo con capacidad de ser guiado) es uno de los primeros estadios de la conquista del aire en el que el ser humano se ha impuesto a las vientos que antes dirigían a su antojo a un globo aerostático. Los diferentes intentos llevados a cabo en la segunda mitad del siglo XIX por dotar al dirigible de un medio de propulsión y un sistema de conservación de gas fueron coronados con éxito por Santos Dumont, cuyo efímero paso por la aerostación abrió el camino para que Von Parseval, Von Sigsfeld, Bayard, Lebaudy, Torres Quevedo y Von Zeppelin, brindaran a la humanidad diferentes propuestas técnicas de este nuevo transporte aéreo. A través de estas páginas podremos conocer cómo se emplearon en la primera línea aérea de pasajeros (DELAG) y cómo el dirigible –junto al submarino- se convirtió en una temida arma disuasoria en la carrera de armamento previa al estallido de la Gran Guerra (1914-1918). En esta contienda conoceremos cuál era la rutina de las tripulaciones de combate durante una misión de bombardeo, así como los efectos del terror psicológico experimentado por los habitantes de las ciudades bombardeadas, quienes nunca creyeron que la muerte podía provenir del cielo.Pese a haber sido postergados en el campo de batalla, en la posguerra los dirigibles aún demostraron su capacidad para entusiasmar a hombres como Eckener, Dürr, Herrera, Roshendal o Nobile que trabajaron para brindar al público dirigibles y rutas desde las que se podía contemplar extraordinarias vistas del Polo Norte, Europa, el Atlántico Norte o Sudamérica, o que, gracias a maravillas técnicas como el “Graf Zeppelin” o el “Hindenburg”, se inauguraran viajes aéreos de placer que ofrecían lujos que rivalizaban con los del famoso trasatlántico “Queen Mary”. El cúmulo de sueños aportados por hombres y máquinas se quebró abruptamente con el accidente del “Hindenburg” y todas sus innovaciones se hubieran diluido en el marasmo de la Segunda Guerra Mundial y el progreso de la aviación a reacción si no hubiera sido por la revolución técnica de los materiales producida en la segunda mitad del siglo XX. Los nuevos materiales y sistemas de propulsión han permitido revalorizar las versatilidades de los dirigibles como idóneas plataformas para analizar el cambio climático y de la biosfera en el Amazonas, la búsqueda de meteoritos y nuevos yacimientos minerales, la exhibición de publicidad aérea y vigilancia electrónica, la realización de misiones humanitarias, el turismo aéreo, la posibilidad de transportar grandes estructuras o equipos pesados, y, por último, como moderno hotel aéreo volante, faceta que seguramente despertaría las simpatías de todos aquellos seres humanos que en el pasado apostaron por una forma diferente y placida de volar." Carlos Lázaro Ávila. Colosos del aire. Historia de los dirigibles. http://www.tombooktu.com/pags.php?d=O1468O1528). Formato: 13 x 20 cm. Encuadernación Rústica; 240 páginas y fotos B/N. PVP. Edición impresa 10,95 €. PVP Edición electrónica: 4,99 €.

No hay comentarios: